Posts Tagged ‘1ª persona’

Una historia en la Historia, de Sauro Marianelli


2018
12.17

Roma imperial, novela juvenil

El joven Claudio vive en la Roma que gobierna el emperador Augusto, a quien gobierna con mano de hierro envuelta en guante de seda su esposa Livia, la abuela de Claudio. Si pensáis que es la típica historia de un niño criado y mimado por su dulce abuelita, estáis completamente equivocados.

Livia es una mujer que solo vive para el poder y que tiene el extraño don de convertir en cadáveres a todos sus oponentes, incluidos los de su propia familia. Claudio es para ella un estorbo y un motivo de vergüenza. Un joven de la familia imperial debe ser perfecto en todo, pero Claudio es un niño enfermizo, cojo, tartamudo y tremendamente tímido. Solamente su hermano Germánico y su amigo Póstumo le hacen la vida más agradable.

La novela cuenta la infancia de Claudio hasta el momento en que se hace mayor de golpe. Sus visitas a la biblioteca de Apolo, siempre a escondidas de su abuela Livia, sus conversaciones con los escritores de la época, su primer amor, y su visita a la Sibila, una adivina que le profetiza lo siguiente:

El Hado quiere que, perdido lo que más desea, de sus antepasados le llegue al buen Claudio lo que hará que cualquier otro mal perezca.

¿Qué querrá decir? ¿Se cumplirá? ¿Qué va a perder y qué va a conseguir el joven Claudio? ¿Lo podrán ver sus amigos y envidiar sus enemigos?

Si os gusta este libro, dejad pasar unos diez años, y leeros Yo, Claudio, de Robert Graves, la excelente novela histórica en la que se basa Una historia en la Historia.

Carlos Herrero Canencia, el bibliotecario.

 

Llámame Paula, de Concepción Rodríguez Gasch


2018
12.12

LGTB, menores trans*, novela juvenil

Paula tiene ocho años y sabe cosas que los adultos que la rodean no saben, cosas importantes. Por ejemplo, sabe que es una niña y que se llama Paula, a pesar de que todo el mundo esté convencido de que es un niño y le llamen Pablo. Su madre acaba de morir y tiene que irse a vivir con su padre y su abuela en otro pueblo. No va a ser nada fácil, no se entiende muy bien con ellos, a pesar de que ambos la quieren a su manera.

Menos mal que de casualidad se encuentra con Laura, una niña de su edad con las ideas muy claras y tremendamente práctica. Si a Paula la llaman Pablo porque la bautizaron con ese nombre, pues se la vuelve a bautizar y listo; que el cura no va a estar dispuesto, pues nada más fácil que coger un poco de agua bendita y hacerlo ella misma. Parece sencillo, pero no lo va a ser, las cosas se complican con un robo y terminan en comisarías y hospitales. No os cuento más, os dejo con esta frase del libro que resume perfectamente su mensaje:

-Y opino que, si Paula dice que es una niña, es que lo es -siguió diciendo Rosa.

 

Carlos Herrero Canencia, el bibliotecario.

La oscura luz del Tíber, de Lola Gándara


2018
12.10

Mi nombre es Marcia y he nacido libre.

Digo esto porque mi madre fue una liberta. Mi madre nació esclava, pero consiguió la libertad. Su domine le dio el documento de manumisión antes de que yo viniese al mundo, así que yo, Marcia nací libre.

Nací libre y en el acta de mi nacimiento consta que soy hija de Prusia y Apio Herculano. En realidad Apio no es mi padre natural, sino el marido de mi madre; cuando contrajeron matrimonio, yo había cumplido los cuatro años.

 

Así comienza esta novela de Lola Gándara en la que la adolescente Marcia irá narrando las aventuras que le sucederán al llegar a Roma en tiempos de Nerón. De entrada irá a parar a casa del filósofo Séneca, el antiguo profesor del emperador Nerón. En su mismo barrio viven dos jóvenes de las que se hará amiga, Claudia y Lavinia, con las que va a compartir juegos y algunos secretos. Conocerá a grandes escritores de ese momento como Petronio, y se decidirá a ir a la isla de Lesbos para aprender a ser poeta. Ese es su plan pero no todo es tan sencillo, la muerte y el amor se cruzarán por su camino.

Recordad que en los tiempos de Nerón ocurrió en terrible incendio de Roma, y que les echaron la culpa a los cristianos. Si queréis saber más sobre los personajes históricos que aparecen en la novela solo tenéis que pinchar en sus nombres.

En la biblioteca podéis encontrar los siguientes libros de Lola Gándara: Guárdate de los Idus, y Brumas de octubre.

Carlos Herrero Canencia, el bibliotecario.

El matarife, de Fernando Lalana


2018
11.22

El matarife, de Fernando Lalana

 

-Me dejaré de rodeos, señor Goitia: el Matarife ha vuelto.

German Goitia se sacudió en un breve escalofrío al oír aquello. Cerró los ojos y contó hasta veinte. En esos veinte segundos, una avalancha de imágenes antiguas y nada agradables cayeron en cascada sobre los pliegues de su cerebro. Seguía sin recordar quién era y quién había sido, pero sí recordaba quién era el Matarife. Y eso arrastró consigo, poco a poco, todo lo demás.

-No es posible -musitó después de la pausa-. ¿Se refiere al Matarife que…? No, no, no. Es imposible. Imposible.

-Lo sabemos -admitió el inspector De la Calva, que permanecía en pie en el centro de la sala-. Sabemos que no puede tratarse del mismo sujeto. Han pasado más de cincuenta años y, suponiendo que aún viviera, el Matarife sería un hombre muy anciano. Hay casos de criminales longevos, desde luego, pero lo más probable es que nos hallemos antes un imitador. Un imitador muy bueno, que utiliza los mismos métodos que aquel asesino, hasta un punto que nos tiene desconcertados. Usted fue el policía que logró identificar y capturar al Matarife en mil novecientos sesenta y cuatro. Quizá pueda ayudarnos ahora a detener al suplantador. 

Obviamente, no a todos los ancianos se les pide ayuda para capturar a un asesino en serie, pero el caso de Germán Goitia es especial. Él fue el policía que lo atrapó. Ahora mismo le cuesta recordar lo que cenó la noche anterior, pero es capaz de narrar con absoluta precisión cómo fueron esos días desde que se descubrieron los primeros cadáveres hasta que fue atrapado el asesino. Eso sí, les ayudará a los jóvenes agentes pero no va a permitir que le acosen a preguntas que se adelanten al final, poco a poco lo irá desgranando él mismo.

Fernando Lalana nos invita a armar un puzzle a través del relato del anciano en primera persona, la conversación que mantiene con los policías, y una tercera persona que narra aquello que Germán no vivió. Parece complicado, y las primeras páginas son algo desconcertantes, pero os aseguro que vale la pena. Leer esta novela es como montarse en una montaña rusa que cada vez va más deprisa y que en cada vuelta que da te sorprende con algo distinto, pero no te quieres bajar.

Recomiendo esta novela a jóvenes y adultos excepto:

  1. Gente asustadiza. Es una novela sobre un asesino en serie, no sobre las peripecias de un vendedor de alfombras.
  2. Personas que rehúyan los detalles sangrientos. La portada es bastante elocuente.
  3. Los que tengan exámenes que hacer o corregir. No vais a poder parar de leerla.
  4. Gente con tendencias asesinas, por aquello de no dar ideas.

Si quieres conocer más obras de este autor puedes consultar su página. En ella tiene una sección en la que puedes leer fragmentos de sus obras inéditas, y de algunas publicadas pero que son difíciles de entrar, las puedes consultar en este enlace.

En la biblioteca tenemos más libros de Fernando Lalana: Morirás en Chafarinas, Conspiración en Chafarinas, 13 perros, Almogávar sin querer, Amnesia, Amsterdam Solitaire, El asunto Galindo, El efecto Faraday, El enigma N.I.D.O., El matarife, El paso del estrecho, El último muerto, El zulo, Escrito sobre la piel, Los hijos del trueno, La maldición del bronce, Mande a su hijo a Marte, La momia de Leningrado, La muerte del cisne, Scratch, La tuneladora, Una bala perdida. Lo que demuestra dos cosas: que Fernando Lalana ha escrito un montón de libros, y que nos gusta muchísimo lo que escribe.

Carlos Herrero Canencia, el bibliotecario.

Visita de tinieblas, de José María Latorre


2018
11.07

En la España de 1958, Gonzalo y Jorge, dos jóvenes de 17 años, deciden abandonar el seminario donde han pasado varios años. Para ello necesitan del permiso paterno. El de Jorge no se hace esperar, en cambio, el padre de Gonzalo no hace más que darle largas: está muy ocupado, acaba de casarse con una joven mujer después de haber enviudado trece años atrás, y parece no tener tiempo para escribir una simple carta al padre Puy, el superior del seminario. Finalmente, la carta llega y los jóvenes pueden emprender el regreso a casa en el coche que les facilita el padre de Jorge (ventajas de ser hijo de un hombre muy rico).

Son jóvenes, están a punto de comenzar una nueva vida muy distinta a la que habían llevado hasta ahora, todo parece sonreírles; pero algo no termina de cuadrar. ¿Por qué el padre de Gonzalo ha tardado tanto en dar su consentimiento? ¿Por qué no cuenta nada de su nueva esposa, ni siquiera su nombre? ¿Qué quiere decir el padre Puy cuando le pide a Gonzalo que “observe a su madrastra”? ¿Por qué los sirvientes de toda la vida se han marchado de un día para otro? Así echa a andar esta novela que gustará a los amantes de las novelas de terror, especialmente recomendada a partir de 4º de la ESO.

Puedes leer otros libros del mismo autor que tenemos en la biblioteca: La leyenda del segundo féretro, La mano de la momia, Una sombra blanca, Los ojos en el espejo, y La profecía del Abad negro.

Si quieres más información sobre este autor, puedes pinchar en este enlace.

Carlos Herrero Canencia, el bibliotecario.

Prisioneros de lo invisible, de Rosa Huertas.


2018
09.28

Por curiosidad, que levante la mano todo aquel que se haya distraído mientras un profesor explicaba la lección. Muchas manos levantadas. Y ahora, levantad la mano los que hayáis estado mirando por la ventana alguna vez. Prácticamente el mismo número de manos levantadas, incluida la del que esto escribe. ¿Y si preguntara quién ve apariciones a través de la ventana? Ahí seguro que no habría tantas.

Es esto lo que le pasa a la protagonista de esta novela. Penélope, Peny para los amigos, es una chica que estudia 3º de la ESO con problemas en casa, problemas con sus compañeros de clase, enamorada de un chico mayor y con muy pocas ganas de atender durante las explicaciones. Lo malo es que distraerse supone encontrarse con fenómenos que le asustan. Menos mal que el chico nuevo de la clase, Quique, se convierte en su amigo.

Si te gustó de la misma autora Tuerto, maldito y enamorado; os va a gustar este libro en el que aparecen también los protagonistas de Tuerto, aunque aquí como personajes secundarios.

En la biblioteca tenemos más libros de Rosa Huertas: Malaluna y El blog de Cyrano.

 

Carlos Herrero Canencia, el bibliotecario.

La luna en el agua, de Cecilia Domínguez Luis


2018
09.19

No es fácil llegar a un instituto con el curso ya empezado, y todo se complica más cuando no has querido cambiarte a ese instituto. A Raúl nadie le preguntó que le parecería cambiar de pueblo y de vida, su madre decidió por él. Mientras se distrae en clase el primer día, va recordando qué ha pasado en su familia para terminar así.

En su misma clase está Mónica, la chica a la que todos consideran rara. Se parece en algo a Raúl, ninguno de los dos está atento al profesor, y ambos están recordando lo que les ha ocurrido en los últimos meses. Se parecen mucho pero no tanto como para caerse bien a primera vista.

¿Qué sucederá? ¿Terminarán acercándose? ¿Qué les ha pasado anteriormente? Tendréis que leerlo para contestar a estas preguntas. Os la recomiendo especialmente a los de 1º de la ESO.

Por cierto, me ha descubierto un poeta que no conocía, Luis Feria. En la novela, uno de los dos protagonistas recuerda unos versos que les leía su profesora de literatura:

Rompes la luna en el agua.

Arriba, la otra intacta.

Dan mucho que pensar ¿verdad?

 

Carlos Herrero Canencia, el bibliotecario.