Archive for the ‘Adultos’ Category

Hojas de Dedalera, Victoria Álvarez


2012
03.12
Desde niña, Annabel Lovelace se ha visto obligada a vivir con su tío, guarda del Cementerio de Highgate, en Londres, donde descubre su extraña habilidad para comunicarse con los muertos, quizás gracias a la enfermedad cardiaca que la obliga a vivir entre la vida y la muerte. 
Años más tarde, una serie de misteriosas casualidades la convertirán en la médium más influyente del Imperio Británico. Sin embargo, su don la llevará a descubrir secretos que deberían haber permanecido ocultos y que pondrán en jaque a la aristocracia londinense.

Hola a todo el mundo. De primeras quería decir que este es uno de esos libros que, al menos en mi caso, captan tu curiosidad desde el principio. No sé al resto, pero a mí Annabel me inspiró una especie de mezcla entre ternura y pena desde las primeras páginas, un sentimiento que hacía que me dieran ganas de ir y abrazarla, sacarla de esa casa y de ese ataúd donde tiene que dormir y llevármela a un sitio mejor. La pobre, que vive con sus tíos (su madre, una prostituta de Whitechapel, la llevó con ellos cuando solo tenía cuatro años) está bastante sola. Debo añadir que, aunque parezca algo extraño o siniestro, no es tan difícil imaginarse a la pequeña niña pelirroja dando saltos entre las tumbas de Highgate.
Tengo miedo de decir más de la cuenta en esto que escribo para animaros a leer, así que no contaré mucho más: solo deciros que, gracias a dios, las cosas para la pequeña mejoran: Annabel Lovelace se convierte en una de las médiums de más prestigio de Londres, habiendo sido incluso sido la médium personal de la reina Victoria, y acaba teniendo su propio gabinete.
Lo que no quiero que nadie es que esto se queda en una “simple” novela sobre el Londres victoriano; no. Los asesinatos de Jack el Destripador, digitalina, espíritus atrapados en los Campos de Asfódelos, amores difíciles y de ensueño… Todo eso es Hojas de Dedalera.
Aunque probablemente la gente de 3º o 4º lo disfrutará más, no quiero poner ningún límite para que lo leáis, ya que cada uno tiene una forma de ser y a mí tampoco me gusta que me ponga límites por mi edad.
Os invito a leerlo, ¡a mí me encantó!
Y, si sirve para animaros… diré que las últimas 100 páginas quitan el aliento.
Un saludo, Clara.
.