Entrevista a Rubén Darío*

Cuando  me  dijeron  que  iba  a  tener  la  posibilidad  de  entrevistar  a  uno  de  los  escritores  más  importantes  de  las  letras  hispánicas  no  me  lo  terminaba  de  creer  ya  que  había  muerto  hacía  102  años.

Habíamos  quedado  en  un  bajo  de  Tetuán  a  las  doce  de  la  noche  y  allí  estuvimos  cual  reloj.  Cuando  entramos  nos  estaba  esperando  Lola,  una  médium  que  había  conseguido  contactar  con  Rubén  gracias  a  su  dominio  del  esoterismo.  Ella  iba  a  dejar  que  Rubén  invadiera  su  cuerpo  para  contestarnos  a  algunas  preguntas.

Pregunta:  Para  empezar,  ¿qué  tal,  señor  Darío?  ¿Cómo  ha  pasado  estos  años?

Respuesta:  Muy  bien,  pero  llámame  Rubén,  por  favor.  Pues  desde  que  morí  me  encuentro  mucho  mejor.  Ya  no  sufro  de  alcoholismo,  causa  principal  de  mi  fin,  y  he  podido  visitar  todos  los  rincones  de  este  hermoso  mundo.

P:  Me  alegro.  Quería  empezar  la  entrevista  preguntándote  qué  se  siente  al  ser  una  de  las  mayores  influencias  literarias  del  s.XX  y  ser  considerado  el  príncipe  de  las  letras  castellanas.

R:  Pues  la  verdad  es  que  a  mí  no  me  importaba  mucho.  Yo  quería  escribir  en  francés,  porque  Víctor  Hugo  y  los  parnasianos  me  gustaban.  A  partir  de  ahí  me  dediqué  a  mis  poemarios  como  Cantos  de  vida  y  esperanza  o  Azul…

P:  Para  seguir,  querría  ahondar  en  lo  personal,  que  me  hables  un  poco  de  Francisca,  tu  mujer…

R:  Pues  yo  la  conocí  en  los  jardines  de  la  casa  de  campo  y  se  podría  decir  que  fue  amor  a  primera  vista.  De  ahí  nos  fuimos  a  París  para  empezar  una  nueva  vida  y  me  separé  de  Rosario.  Paquita  era  la  mujer  más  buena  y  cándida  que  he  conocido  y  la  amaré  hasta  que  no  quede  en  pie  ni  un  ápice  de  mi  alma.  Cuando  morí,  en  mi  ciudad  natal,  a  kilómetros  de  distancia  de  mi  amor,  ella  sintió  mucho  dolor  y  se  encerró  en  Navalsauz  hasta  que  conoció  a  José  Villacastín  y  se  casó  con  él.  Yo  en  ese  momento  decidí  dar  la  vuelta  al  mundo  y  a  gastar  bromas  en  güijas  ya  que  me  dolía  verla  con  otro  hombre.  Cuando  ella  murió  nos  volvimos  a  encontrar  y  nos  fundimos  en  un  beso  de  amor  eter…

Mientras  estaba  diciendo  esta  frase  el  espíritu  de  Rubén  comenzó  a  desvanecerse  y  Lola  volvió  a  cobrar  el  sentido.  Después  de  darle  las  gracias  a  nuestra  anfitriona  por  esta  mágica  experiencia,  nos  dirigimos  a  la  redacción  a  contar  esta  increíble  historia.

*Trabajo  realizado  por  un  alumno  de  2ºBACH  D.