Derivatio nominis

Las especies se nombran científicamente mediante dos palabras latinas o latinizadas, como en el caso de Homo sapiens, la especie humana: el hombre, sin distinción de género. Ambas palabras se escriben en cursiva o bien, si están manuscritas, subrayadas. La primera de ellas (Homo), corresponde a la categoría jerárquica “género” y se trata de un sustantivo que se escribe siempre con mayúscula. La segunda palabra es el “epíteto específico” (sapiens) y nos da alguna información sobre la especie referida. Este término se escribe en minúsculas y siempre acompañando al nombre genérico. Homo sapiens, por tanto, significa “hombre sabio”, vamos, que nos pusimos nosotros el nombre.
Cada año se descubren unas doscientas especies nuevas en España, dos mil en todo el mundo, a las que hay que asignarles un nuevo nombre. Los científicos llevan catalogadas aproximadamente un millón ochocientas mil especies y se piensa que queda por descubrir una biodiversidad de entre diez y cien millones de especies, la mayoría en el mar, donde aún no hemos explorado demasiado. De los sesudos científicos de antaño hemos pasado a investigadores que se permiten la licencia de asignar nombres simpáticos o intrascendentes a sus nuevos descubrimientos. Así pues encontramos cosas así:

Y así podríamos seguir con muchísimas más especies dedicadas a personajes de ficción, cantantes, escritores, políticos, actores, músicos: Agra schwarzeneggeri (Arnold Scharzenegger); Carmenelectra shechisme (Carmen Electra); Orsonwelles othello, O. macbeth, O. falstaffius (Orson Wells); Polemistus chewbacca (Chewbacca); Greeffiella beatlei (Los Beatles); Elvisaurus (Elvis Prestley) que tiene incluso una canción dentro de un nombre científico: “I’m all shook up is”, en Preseucoila imallshookupis. Cirolana mercuryi (Freddy Mercury); Masiakasaurus knopfleri (Mark Knopfler); Avalanchurus lennoni (John Lennon). Avalanchurus simoni y A. garfunkeli ( Simon y Garfunkel); Milesdavis ( Miles Davis); Aegrotocatellus jaggeri (Mike Jagger); Zappa (Frank Zappa); Hyla stingi (Sting); Funkotriplogynium iagobadius necesita traducción: Iago = Santiago, ‘James’ en inglés, badius = marrón, ‘brown’ en inglés; así que iagobadius es James Brown. El grupo Ramones en el género Mackenziurus: M. johnnyi, M. joeyi, M. deedeei, M. ceejayi. Lo mismo le ocurre a los Sex Pistols con el género Arcticalymene: A. viciousi, A. rotteni, A. jonesi, A. cooki, A. matlocki.
La música clásica y la literatura están presentes en Mozartella beethoveni (Mozart y Beetohoven); Fernandocrambus chopinellus (Chopin); Draculoides bramstokeri (Drácula de Bram Stoker), Serendipaceratops arthurcclarkei (Arthur C. Clark); Arthurdactylus conandoylensis (Arthur Conan Doyle) o Goethaeana shakespearei (Goethe y Shakespeare).
En la política están representados Dalailama (Dalai Lama); Marxella (Karl Marx); Maotherium (Mao); Agathidium bushi (George Bush); A. cheneyi (Dick Cheney); A. rumsfeldi (Donald Rumsfeld); Caligula o Washingtonia (George Washington).
Otros nombres que no dejarán indiferente son Scrotum humanum, Maruina amada, M. amadora, M. cholita, M. muchacha, M. querida, M. chamaca, M. chamaguita, M. chica, M. dama, M. nina, M. tica, y M. vidamia; Ophiomyia prima, O. secunda, O. tertia, O. quarta, O. quinta, O. sexta, O. septima, O. octava, O. nona, O. undecima, O. duodecima; Arca noae, Eroticoscincus, Penicillus penis, Penicillus vaginiferous, Abracadabrella birdsville, Cyprinodon inmemoriam, Hallucigenia, Horridonia horrida o Phallus impudicus.
Y entre todo este maremágnum de bromas verídicas, la especie de insecto coleóptero Cryptophagus lemonchei me fue dedicada en el año 1986 por los doctores J. C. Otero y M. A. González de la Universidad de Santiago de Compostela. Recogí estos ejemplares en mis investigaciones cuando estaba en la Facultad de Biología de León pero, al no conseguir determinarlos, se los envié a mi amigo José Carlos Otero que concluyó que se trataba de una especie nueva para la ciencia y eligió mi apellido para nombrarla. Un honor, como os podéis imaginar. Podéis ver cómo es mi “pequeño” en esta página:
http://es.wikipedia.org/wiki/Cryptophagus_lemonchei

Un pensamiento en “Derivatio nominis

  1. Qué gracia!, para que luego digan que los científicos son aburridos. Monisimo tu bichito, Bego, por fin le pongo cara…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>