Mediciones bioquímicas y fisiológicas

Hola a todos.

Hemos realizado una práctica muy chula sobre Bioquímica y Salud en 1º Bachillerato de Biología. La práctica se titulaba “Mediciones bioquímicas y fisiológicas” e incluía el análisis de los niveles de glucosa en sangre, de las variables de la orina, de la tensión arterial y del pulso cardiaco.

La realización de esta práctica ha contado con la importante colaboración de Montse, la ATS del insti. ¡Qué mujer más especial! Colaboradora, desinteresada, alegre, amable y una bella persona. De hecho, sin ella no hubiese sido posible realizarla. Primero midió a los chavales los niveles de glucosa en sangre y luego la tensión arterial y el pulso. Gracias desde aquí a su enorme colaboración.

El objetivo principal era que el alumno se diera cuenta de que su alimentación está íntimamente relacionada con su salud debido a los niveles de moléculas bioquímicas introducidas con la dieta y, a su vez, con los niveles fisiológicos resultantes de la ingesta de dichas biomoléculas. Vamos que, como dicen muchos investigadores en nutrición, somos lo que comemos.

Así que, por parejas, debían decidir quién se pinchaba y quién traía la orina de casa en un botecillo estéril comprado en la farmacia. Sí, como dijo D. Carlos el Director: -Eso, pueden decidir entre el dolor del pinchazo y la humillación de orinar en un bote, ¿no?-.

En el desarrollo de esta práctica se realizaba primero el análisis de la glucosa en sangre. Lo normal es hacerlo en ayunas, pero los adolescentes tienen prohibido venir sin desayunar. Los diabéticos sí deben pincharse antes y después de las comidas para llevar un control riguroso de las variaciones de sus niveles de glucosa. Sin embargo, en los adolescentes no era tan importante el resultado como la reflexión de cómo funciona nuestro cuerpo. No obstante, a ninguno le salió un valor que estuviese situado fuera del rango saludable.

Respecto al análisis de la Presión Arterial y el Pulso de la sangre de los alumnos, era una medida genial para extraer conclusiones esenciales para el reconocimiento del estado de salud de su cuerpo. Disponíamos de Tensiómetro digital y manual, aunque los dos funcionan igual. Consisten en, mediante el inflado de aire de un globo alrededor del brazo, cortar prácticamente todo el flujo de sangre hacia la mano. Esto es peligroso porque viene a ser como un torniquete, es decir, que no se puede mantener esa situación más de unos segundos. El esfigmomanómetro (medidor de la presión arterial) se ocupará de registrar el primer impulso registrado que consiga pasar por la arteria mientras se va desinflando el globo. Esa será la Tensión Máxima. Cuando ya no registre el impulso significará que el flujo de sangre es totalmente fluido y continuo, lo permitirá registrar la Tensión Mínima. Lo bonito del Tensiómetro manual, además de ser más fiable, es que necesita del Fonendoscopio unido a los oídos del que mide la tensión. Eso les mola a los chavales. Mirad qué fotos más graciosas:

También debían traer de casa una muestra de orina (tomada en ayunas), producto de la excreción de los desechos de nuestras células, así que el análisis de los valores bioquímicos de sus diferentes constituyentes también les permitiría extraer conclusiones del correcto o incorrecto funcionamiento de sus células. En la farmacia se venden tiras reactivas para la lectura e interpretación de sustancias y las cantidades de dichas sustancias de la orina. Las fotos también lo dicen todo:

Debemos tener en cuenta que la sangre es un tipo de tejido conectivo constituido por células sanguíneas y por una sustancia intercelular líquida llamada Plasma, líquido albuminoideo de color amarillento rico en agua, sales minerales y en todos los principios inmediatos (azúcares, grasas, proteínas, hormonas, vitaminas, agua, gases, etc.), etc. Por tanto, el análisis de los valores bioquímicos de cada uno de estos constituyentes nos permitirá extraer conclusiones del funcionamiento de las células. Mirad algunos ejemplos de análisis de sangre, orina y la tabla de valores de presión arterial según sexo y edades:

Los objetivos específicos de esta práctica eran demasiado importantes:

  • Conocer valores bioquímicos y fisiológicos muy importantes de nuestro cuerpo.
  • Reconocer que estamos constituidos, totalmente, por sustancias químicas (moléculas orgánicas e inorgánicas) que constituyen nuestras células y que son utilizadas por ellas.
  • Conocer y usar técnicas básicas y comunes del trabajo de ATS y médicos para interpretar el funcionamiento de nuestro cuerpo y el diagnóstico de nuestro estado de salud.
  • Concienciarse de la importancia de los chequeos periódicos de salud y de los hábitos de vida saludables para mantener estos valores en rangos adecuados para su correcto funcionamiento.

Esperamos haber contribuido a lograrlos.

Esta entrada fue publicada en Departamento, Planeta. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>