Práctica: “Tabaco”.

Hola a todos.

Ahora caminas por las aceras de Madrid y… ¡¡¡es horrible!!! Constantemente te llega el olor a tabaco. Resulta complicado encontrar un poco de aire “más fresco y limpio” entre grupo y grupo de fumadores o personas aisladas.

Incluso te planteas entrar de bar en bar (cual juego de “la Oca”) para ir tomando bocanadas de aire respirable, porque una cosa es fumar de forma voluntaria y otra que te lo impongan.

Creo, por tanto, que deberían volver a permitir fumar en los bares para que las calles se liberen del humo. ¡¡Mejor nubes controladas (aunque más concentradas) que una neblina imperceptible a la vista, pero inaguantable al olfato!!

Bromas aparte, DEJA DE FUMAR (sí, te grito para ver si haces algo por tu salud). Mira este vídeo de Youtube de la Asociación Española contra el Cáncer: El largo camino del humo por tus pulmones. (4 minutos)

Nosotros en el instituto también queríamos contribuir un poco a tomar medidas contra este mal hábito y realizamos la Práctica del Tabaco con los chavales de 3º ESO, aunque ya era tradición en este centro. Mira el montaje que había que hacer para realizarla:

Se trataba de que el cigarrillo se lo fumara la “propipeta” (“pera” de color rojo) mediante el vaciado y aspirado de aire y humo del tabaco. En ella se instalaba un tubito de vidrio hueco donde metíamos primero un algodón, luego sal (3/4 partes), un pequeño espacio para aire (1/4 parte) y, finalmente, el cigarrillo al otro extremo. Se puede dejar el filtro del cigarrillo o quitárselo, pero nosotros decidimos dejarlo porque así se fuman los cigarrilos (aunque recoja parte de las sustancias que queríamos determinar).

El objetivo era registrar la presencia, y por tanto absorción por los pulmones y la sangre, de algunas sustancias nocivas como el humo, el alquitrán y de otra muy adictiva como la nicotina. Observad en las imágenes:

  • El color que adquieren los algodones serían tus pulmones.
  • El color y partículas del papel de filtro sería el Alquitrán que queda en tus alveolos pulmonares (tras filtrar la nicotina). El alquitrán, al margen de su poder cancerígeno, provoca la rigidez de los alveolos generando una (cada vez) menor capacidad para inflar los pulmones, de ahí que el fumador se canse antes, porque lleva menos oxígeno a sus células.
  • El agua que queda amarillenta (aunque no se aprecia en las fotografías) sería tu sangre con la nicotina diluida y transportándose a tus neuronas para generarte la adicción.

Bueno, por supuesto, la práctica es motivo de expansión, juego y expresión de variadas emociones y sentimientos de los chavales. Me temo que “el fumar” lo siguen percibiendo como algo “de adulto” y que ofrece una imagen social de “molar”, “poder”, etc. Creo que lo podréis apreciar en sus caras en las siguientes imágenes:

Sí se realizó en el patio del instituto, porque nadie se fumaba el cigarrillo (hecho prohibido por ley). No obstante, muy a mi pesar, fuimos en parte “fumadores pasivos” cuando el humo se dirigía hacia nosotros.

Para completar la actividad se les proyectó otro vídeo de la Asociación Española contra el Cáncer (gracias a mi Jefa de Departamento que me lo había dejado). En él hay una entrevista a Santiago Segura, que no tiene desperdicio, en la que aparece una frase ya mítica:
-Disculpe, ¿le molestaría si fumo?
-Bueno, ¿le molestaría a usted que le tirase un pedo en la cara?

La reflexión es evidente:
¿Por qué el derecho de una persona a fumar tiene que afectar al derecho de otra persona a no respirar el humo del cigarro del otro?

Esta entrada fue publicada en Departamento, Planeta. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Práctica: “Tabaco”.

  1. Aurora Aparicio dice:

    Reportaje genial, compañero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>