Simulacro de simulacro

Hoy hemos hecho el simulacro de evacuación preceptivo, y no ha salido mal. En dos minutos y medio estábamos todos en el patio. Lo único curioso es que el momento de iniciarlo no ha sido decidido por nadie, hay sido “autogestionado” por la señal de alarma. La verdad es que estaba previsto para tercera hora. Como los timbres no estaban funcionando bien desde el cambio de hora del sábado, los operarios estaban tratando de arreglar la programación y en un momento, casi durante el cambio de clase, el timbre ha empezado a sonar de forma continua e imposible de parar. Claro, la gente que estaba un poco pendiente de cuándo sería en ensayo, se ha dicho: “aquí está, vámonos.” Y todo el mundo ha empezado a bajar, con mucho orden, por cierto, pero ante la, en principio, atónita mirada del equipo directivo que tratábamos de vencer la sensación de decir: “volved a clase, es un simulacro; no es el simulacro de verdad…” Lo cierto es que finalmente ha sido mucho más relevante que si todo hubiera estado más o menos previsto. Hay cosas que mejorar (apertura de puertas y sonido de los timbres, por ejemplo) pero el balance es muy bueno. Gracias a todos por la seriedad y la colaboración.

Un comentario

  • Pilar Duran dijo:

    Realmente hay que estar preparado para todo, pero lo del cambio de clase nos pilló (y tanto) a muchos desprevenidos. Yo acababa de tener clase en la planta de abajo y antes de subir a la segunda planta donde me tocaba la siguiente clase entré en el baño. Cuando ya estaba dentro, sonó la alarma. Nerviosa, sin saber qué hacer, no llegué a mi clase, pero mis chicos hicieron una salida muy correcta (según me comentaron después en el patio). Para mí un suspenso, para mis chicos un sobresaliente.

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *