Después del trabajo hecho

Una vez que hemos terminado la fase de información y de trabajo sobre el bachillerato internacional, tengo la sensación de que disponemos de una imagen más o menos precisa de lo que va a suponer el proceso de implantación, y de en qué momento de él estamos. Lo que no me gustaría es que nos quedara la impresión de que se trata sólo de un debate sobre asignaturas, departamentos, horas, etc. La oportunidad de innovación metodológica que va a suponer lo convierte en atractivo para todos, sin duda, pero es mucho más trascendente que la mera “fontanería”. Recuerdo lo que nos decía Andrés Olivares a cerca de su determinación en cursar el Internacional, pese a la certeza de que en el LOE sacaría más nota. Es distinto, exigente, retador para cualquiera. Es la idea con la que quisiera quedarme, y el reto para nosotros empieza ahora. Creo que hemos logrado un esquema o un modelo válido para este momento, para sentirnos más o menos seguros en este intervalo hasta que lleguen las autorizaciones, que seguro que vendrán… Seguro que en este tiempo conoceremos más cosas sobre el programa, sobre las circunstanciasen las que va a llevarse a cabo, etc. y nuevas sugerencias que complementen mejoren la planificación. Seguro que habrá un foro para que de nuevo entre todos acordemos el modelo definitivo y más ajustado a nuestro centro. Por cierto, todo esto sucederá a la vez que el arranque el programa bilingüe, pero eso ya es parte de otra historia.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *