Las redes sociales en educación

Una red social es un servicio disponible en la red que funciona como punto de encuentro entre distintas personas que se conocen o no. Algunas son muy populares entre los jóvenes como Facebook , MySpace o Hi5 y se utilizan principalmente para colgar fotos y chatear entre amigos. La rapidez y la facilidad son sus señas de identidad. Pero a cambio, tienen claras desventajas si se pretende utilizarlas en la escuela. Entre ellas que cualquiera tiene acceso y que es muy sencillo introducirse en el espacio de otras personas.

Sin embargo, hay redes sociales más seguras y entre ellas parece ser que Ning es la más recomendable. ¿Qué puede aportar trabajar con una red social en un curso? Yo creo que lo primero, el propio entorno. Es muy cercano a los alumnos. Ellos llevan mucho tiempo utilizando las redes sociales y eso es ya por si mismo una fuente de motivación. Pero además, yo destacaría que es una forma de aprendizaje colaborativo en el que cada estudiante puede ver el trabajo que están haciendo los demás, así se favorece la autoevaluación y facilita la comunicación entre todos.

ning

El curso pasado trabajé con mis alumnos de 4º ESO en la asignatura de Ampliación de Biología y Geología utilizando una red social Ning y me llevé muchas sorpresas. Derivado de aquella primera experiencia en la que me lancé al vacío, Felipe me comentó que porqué no decía algunas normas para trabajar con los alumnos utilizando una red social. Me ha costado decidirme, pero finalmente, ahí van:

1. Antes de empezar hay que explicar a los alumnos que vamos a utilizar la red social en nuestro trabajo en el instituto y que por tanto está sometida a normas y se utiliza exclusivamente para trabajar.
2. Al darse de alta y rellenar el perfil hay que advertirles que deben poner exclusivamente su nombre y apellidos y no cualquier otra cosa o pseudónimo.
3. La foto es un tema conflictivo. Creo que hay que darles la opción de que pongan su foto o no la pongan. Pero en cualquier caso, no deben subir ninguna imagen que no sea su foto.
4. Todo lo que escriban estará sometido a evaluación exactamente igual que los trabajos que entregan. Por tanto, deben redactar de manera cuidada y repasarlos antes de enviarlos.
5. Cuidar la ortografía. Evitar las abreviaturas.
6. Se puede y se deben hacer comentarios entre unos participantes y otros, pero hay que decirles que no pueden escribir nada que sea desagradable o que pueda hacer sentirse molesto a alguien.
7. Se escribe exactamente igual que los trabajos de clase, incluidos los comentarios. Con minúsculas y dando un uso adecuado a las mayúsculas.
8. Se puede y se debe subir imágenes, vídeos, presentaciones, música o cualquier otro tipo de archivo, pero siempre que esté relacionado directamente con el tema tratado o que lo haya pedido expresamente el profesor.
9. El profesor es responsable de la retroalimentación positiva y por tanto es conveniente que lea y repase con regularidad el material que los chic@s incorporan. También es aconsejable mandarles mensajes de evaluación. Esto ayudará a participar. No olvidemos que todo aquello que no se evalúa, se devalúa.
10. La red Ning da opción a cerrar la plataforma social a personas ajenas y esto es justo lo que debe hacer el profesor cuando todos los alumnos se han inscrito. Evitaremos intrusiones indeseables.

Y dicho todo esto, os cuento que fue una experiencia bonita e interesante que seguramente practicaré mucho mejor este curso. Y además, os animo a todos a lanzaros a utilizar las herramientas de los más jóvenes en nuestro propio trabajo que en definitiva, es conseguir que aprendan, sea como sea.

La revolución en la red: la web semántica

Esto de la nomenclatura tiene su magia. Resulta que he estado utilizando la web semántica y no lo sabía!!!. Efectivamente, hasta el pasado martes yo no había oído hablar de este concepto, pero hace ya bastantes meses que descubrí delicious y desde entonces no he dejado de utilizarlo. Delicious responde al concepto de web semántica. La clave de la navegación por delicious y tantas otras páginas de la web 2.0 es que se basan en la clasificación temática. Toda la información tiene un acceso fácil y directo gracias a las etiquetas que se adjuntan a los enlaces. Si lo he entendido bien, en esto se basa la web semántica, en que el propio usuario clasifica la información que genera y así toda persona que entra después, puede ser “entendida” por la propia web con tal de que escriba aquello que desea encontrar.
Me parece estupendo que las máquinas empiecen a entendernos (yo, muchas veces sigo sin entender los mensajes que ellas me dan). Eso sí, tendremos que aprender a escribir con tags y no es tan fácil como parece.
Como siempre, Felipe se ha adelantado, iba a decir “tres pueblos”, pero me queda corto. Felipe corre de escapado desde hace años porque, que yo recuerde, ya ponía etiquetas en todas sus entradas del blog del proyecto Chachá y de eso ya ha llovido.
Para todo el pelotón que ha vivido hasta ahora sin saber nada de la web semántica, que sepa que me han dicho que es el futuro de la red. Así que, compañeros : ¡¡A poner etiquetas!!

Un nuevo rol para el profesor y los estudiantes

Parece que Juan y Carlos están seriamente preocupados con eso que dije acerca del cambio de roles en los profesores y los alumnos que utilizan las TIC. Pero creo que mas bien son ganas de crear controversia porque a los dos esto de discutir conmigo les encanta. Bueno pues, aquí va una aclaración de lo que quise decir.
Hasta ahora, en una metodología de enseñanza-aprendizaje tradicional, el profesor es el poseedor del conocimiento y por tanto el protagonista del proceso como encargado de la transmisión de esos conocimientos. La mayor parte del tiempo de clase la ocupa el profesor explicando y dictando apuntes de los contenidos propios de la materia mientras que los alumnos tienen un papel mas bien pasivo como receptores. Después deben estudiar y coincidiremos en que en la evalución, las cualidades que se han fomentado, hasta ahora, han sido siempre relacionadas con la fiel reproducción de contenidos que con anterioridad había explicado el profesor. Dice Mª Jesus Vitón, mi profesora de la asignatura de evaluación, que hemos fomentado la formación de “niños bulímicos” que vomitan todo lo que les hemos hecho comer con anterioridad.
Lo que se pretende con el uso de la TIC es romper definitivamente con estos moldes y emprender metodologías innovadoras y para ello, el papel del profesor y del alumno deberán cambiar. Para empezar, el profesor ya no es el dueño y señor del conocimiento, ahora todos los contenidos de todas las asignaturas y de todos los niveles se pueden encontrar en Internet, pero además es que en lo referente a las TIC, muchas veces los alumnos saben más que sus profesores. Por tanto, el profesor debe salvar prejuicios y asumir limitaciones de conocimientos y destrezas. Tendrá que aceptar, por ejemplo, que no pasa nada por decir “Alejandro, mira a ver qué le pasa a este ordenador que no va”.
En su nuevo rol, el profesor debe guiar, asesorar y orientar a los alumnos hacia los recursos adecuados que deben utilizar, combinando el libro de texto y las TIC, pero es en estos recursos donde el alumno va encontrar los contenidos, los ejercicios y las actividades que le van a llevar a la construcción de su propio conocimiento. El alumno se hace el protagonista de su propio aprendizaje porque ahora es el que realiza, el que trabaja, el que construye, el que reflexiona, el que colabora con sus compañeros, el que participa en grupo y sobretodo el que se pone delante del ordenador y trabaja de forma autónoma.
El profesor debe olvidarse del “yo cierro la puerta de mi clase” porque ahora debe trabajar de forma colaborativa intercambiando información y experiencias e integrándose en la globalidad. En su nuevo rol, el profesor debe potenciar otros aspectos en los alumnos, tales como la autonomía, la participación y la colaboración, el trabajo en grupo, la creatividad, la reflexión sobre su propio aprendizaje, la autoevaluación y el autoseguimiento de sus logros, el saber buscar, seleccionar, sintetizar, etc. Y desde luego, el proceso de evaluación debe cambiar de forma que, en primer lugar se diversifiquen los instrumentos y además se valoren otras capacidades, más allá de la simple transcripción de contenidos en un examen.

Todo esto es lo que pienso. El ponerlo en práctica es harina de otro costal. Sin embargo, como muy bien sabéis, mis queridos Juan y Carlos, este curso estoy inmersa en una ardua labor de formación y voy experimentando todo cuanto aprendo. Mis clases han cambiado profundamente, y yo , que soy optimista, pienso que para mejor.

Enseñanza con TIC e innovación

Hace algunos años, muchos profesores utilizábamos las TIC como instrumentos de entretenimiento en días complicados, por ejemplo los días antes de vacaciones o aquellos en que teníamos pocos alumnos porque el resto estaba participando en una actividad extraescolar o estaban de huelga. Eran actuaciones muy puntuales y a menudo improvisadas.
Pero a lo largo de los últimos cursos, muchos profesores nos hemos convencido de las ventajas que nos aportan las TIC en nuestras clases y por ello estamos haciendo un esfuerzo importante para aprender a utilizar los recursos informáticos. Y es que mi generación creció en un entorno en el que las cosas funcionaban dando a unos pocos botones y a manivelas así que alcanzar el dominio digital se convierte en una cuesta arriba muy empinada. Tenemos mucho que aprender y en muy poco tiempo: el manejo del correo electrónico y de las herramientas de productividad (procesador de texto, bases de datos…), navegar y buscar por Internet; diseñar nuestra propia página web y la del Departamento; construir y mantener un blog; utilizar programas de presentaciones multimedia; utilizar software educativo; utilizar entornos de aprendizaje como el Moodle y Claroline, utilizar el sistema operativo Linux, controlar la pizarra digital…
Pero en nuestra profesión no basta con aprender todas estas herramientas digitales, el siguiente paso es saberlas aplicar en el proceso de enseñanza de forma que se consiga un aprendizaje más eficiente y eficaz. Y esta tarea tampoco es fácil. Vamos aprendiendo por ensayo y error, aplicando nuestra experiencia pedagógica a los nuevos retos y muchas veces cayendo en errores que otros compañeros más adelantados en este aprendizaje seguro que ya han resuelto antes que nosotros. También en este campo, debemos fomentar la comunicación y el intercambio de experiencias.
Utilizar las TIC puede ser relativamente fácil, pero realizar buenas prácticas con TIC no lo es tanto. Supone vincular los contenidos y objetivos curriculares con las actividades apoyadas en las TIC, seleccionar previamente los recursos que se van a utilizar, cambiar el rol del profesor y el alumno, evaluar todas las actividades con TIC, fomentar la realización de tareas con los ordenadores que vayan encaminadas al intercambio y a la confrontación de puntos de vista entre los compañeros, promover la creatividad, etc.
En definitiva, lo que pretendo decir es que no se puede improvisar, las TIC pueden ser un magnífico instrumento para impulsar la innovación educativa, pero para ello las prácticas con TIC deben asentarse sobre una sólida base de planificación. Cuando conseguimos realizar una experiencia verdaderamente positiva e innovadora utilizando las TIC es porque ha habido mucho trabajo previo y detrás de los 55 minutos de clase en los que hemos estado paseando entre los alumnos y los ordenadores hay varias horas de trabajo de preparación. O dicho de otra forma: el simple uso de las TIC no asegura la innovación metodológica.
Y como una imagen vale más que mil palabras, os recomiendo que veáis este vídeo que es genial.

Cómo abrir un foro en el Moodle

Poco a poco vamos utilizando más aplicaciones de la plataforma Moodle. Hace unos días un compañero me dijo que quería saber la opinión de sus alumnos acerca de una actividad extraescolar que habían realizado. Le propuse que abriera un foro en el Moodle porque es una forma muy cómoda de “chatear” con los alumnos y además es una forma como otra cualquiera de enseñar “la competencia digital”.
Los chicos/as están muy acostumbrados a comunicarse por medio de foros, pero probablemente nunca han utilizado un foro con fines educativos de modo que al principio pueden pensar que todo vale. Es muy importante que antes de abrir el foro, expliquemos a nuestros alumnos que se espera de ellos y qué cosas no están permitidas. Por ejemplo, algunos tienden a ponerse nombres raros y a colgar fotografías inapropiadas. También debemos tener cuidado en el momento de dar las contraseñas. Lo ideal es que cada alumno sepa la suya y solo la suya.
Al abrir un foro en el Moodle aparece una ventana que nos permitirá escribir toda la información que queramos, acerca de lo que deben hacer los alumnos/as y/o las normas que deben seguir.
Abrir un foro es muy sencillo, pero como llevaba mucho sin grabar un vídeo, he decidido practicar porque ya se sabe que el disco duro cerebral, a diferencia de los otros, tiene una caducidad cortísima.
Aquí va el vídeo.

La PDI, mucho más que un ordenador

Ha habido algunas personas que recientemente me han comentado que al fin y al cabo, la Pizarra Digital Interactiva (PDI) no es más que un ordenador y una pantalla. Y yo pensé dos cosas, primero que evidentemente, estas personas no utilizan la PDI al máximo de sus posibilidades, y segundo que en el instituto seríamos absolutamente tontos si hubiéramos empleado un montón de recursos económicos para adquirir las siete PDI con las que contamos cuando por el mismo dinero habríamos podido comprar al menos el doble de ordenadores y pantallas.
Es verdad que La PDI es a la vez el monitor y el teclado del ordenador, y puesto que se manipula con la mano, es también el ratón. Al ser un ordenador, el profesor y los alumnos disponen de todas las ventajas de tener este recurso en clase. También es una pantalla y una pizarra en la que se puede escribir con rotuladores de colores en vez de con tizas polvorientas. Pero es una pizarra mucho más moderna que la tradicional ya que dispone de numerosas herramientas que pueden ayudar notablemente en las explicaciones, por ejemplo, el reflector, la persiana que cubre la pantalla, subrayadores, rotuladores creativos, el poder hacer grandes o pequeños los objetos, etc.
También es un programa para hacer presentaciones, similar al Power Point, pero con numerosas ventajas, como la facilidad para introducir en las presentaciones flashes, vídeos, sonido e imágenes.
Además la PDI dispone de la llamada galería, que desde mi pun to de vista, es algo realmente magnífico. Los recursos de la galería son numerosísimos y no es este el lugar para explicar todos, pero destacaría que cuenta con una batería muy amplia de juegos y actividades interactivas que actuan a modo de plantilla de forma que solo hay que introducir los datos específicos para lograr tenerlos personalizados. Son ideales porque reúnen dos condiciones que combinan muy bien en el proceso de enseñanza-aprendizaje: se aprende a la vez que se juega.
Y porque tengo que terminar, destacaré que la PDI cuenta también con un programa que permite hacer esquemas y mapas conceptuales de forma rápida y creativa.
Así que os animo a todos a que os lancéis a la aventura de aprender a utilizarla y sacar todo el partido a las pizarras del instituto.