Un nuevo rol para el profesor y los estudiantes

Parece que Juan y Carlos están seriamente preocupados con eso que dije acerca del cambio de roles en los profesores y los alumnos que utilizan las TIC. Pero creo que mas bien son ganas de crear controversia porque a los dos esto de discutir conmigo les encanta. Bueno pues, aquí va una aclaración de lo que quise decir.
Hasta ahora, en una metodología de enseñanza-aprendizaje tradicional, el profesor es el poseedor del conocimiento y por tanto el protagonista del proceso como encargado de la transmisión de esos conocimientos. La mayor parte del tiempo de clase la ocupa el profesor explicando y dictando apuntes de los contenidos propios de la materia mientras que los alumnos tienen un papel mas bien pasivo como receptores. Después deben estudiar y coincidiremos en que en la evalución, las cualidades que se han fomentado, hasta ahora, han sido siempre relacionadas con la fiel reproducción de contenidos que con anterioridad había explicado el profesor. Dice Mª Jesus Vitón, mi profesora de la asignatura de evaluación, que hemos fomentado la formación de “niños bulímicos” que vomitan todo lo que les hemos hecho comer con anterioridad.
Lo que se pretende con el uso de la TIC es romper definitivamente con estos moldes y emprender metodologías innovadoras y para ello, el papel del profesor y del alumno deberán cambiar. Para empezar, el profesor ya no es el dueño y señor del conocimiento, ahora todos los contenidos de todas las asignaturas y de todos los niveles se pueden encontrar en Internet, pero además es que en lo referente a las TIC, muchas veces los alumnos saben más que sus profesores. Por tanto, el profesor debe salvar prejuicios y asumir limitaciones de conocimientos y destrezas. Tendrá que aceptar, por ejemplo, que no pasa nada por decir “Alejandro, mira a ver qué le pasa a este ordenador que no va”.
En su nuevo rol, el profesor debe guiar, asesorar y orientar a los alumnos hacia los recursos adecuados que deben utilizar, combinando el libro de texto y las TIC, pero es en estos recursos donde el alumno va encontrar los contenidos, los ejercicios y las actividades que le van a llevar a la construcción de su propio conocimiento. El alumno se hace el protagonista de su propio aprendizaje porque ahora es el que realiza, el que trabaja, el que construye, el que reflexiona, el que colabora con sus compañeros, el que participa en grupo y sobretodo el que se pone delante del ordenador y trabaja de forma autónoma.
El profesor debe olvidarse del “yo cierro la puerta de mi clase” porque ahora debe trabajar de forma colaborativa intercambiando información y experiencias e integrándose en la globalidad. En su nuevo rol, el profesor debe potenciar otros aspectos en los alumnos, tales como la autonomía, la participación y la colaboración, el trabajo en grupo, la creatividad, la reflexión sobre su propio aprendizaje, la autoevaluación y el autoseguimiento de sus logros, el saber buscar, seleccionar, sintetizar, etc. Y desde luego, el proceso de evaluación debe cambiar de forma que, en primer lugar se diversifiquen los instrumentos y además se valoren otras capacidades, más allá de la simple transcripción de contenidos en un examen.

Todo esto es lo que pienso. El ponerlo en práctica es harina de otro costal. Sin embargo, como muy bien sabéis, mis queridos Juan y Carlos, este curso estoy inmersa en una ardua labor de formación y voy experimentando todo cuanto aprendo. Mis clases han cambiado profundamente, y yo , que soy optimista, pienso que para mejor.

One thought on “Un nuevo rol para el profesor y los estudiantes

  1. A ver, si todo lo que dices está muy bien, incluso es bonito, pero, bichejo polemista, si partimos de significados distintos para la palabra rol el embrollo está servido. ¿Que e el rol? El papel o función desempeñado por las personas en la sociedad. Mi papel en la sociedad es conseguir que mis alumnos aprendan, si quieres, que aprendan a aprender y para eso aplicaré tal o cual metodología.¿Cómo desarrolla cada uno su rol?. Considero que tú te refieres a ésto y te lo dije el primer día. Aquí tiene cabida toda la teoría del constructivismo del conocimiento, los aprendizajes significativos y los análisis reflexivos de autoevaluación, pero esto ya se defendía y lo asumíamos muchos en los años 80, en todos los cursos de verano (y de invierno) de Acción Educativa, con todo el movimiento de Renovación Pedagógica que surgió en las escuelas infantiles y de primaria, y que ha tardado algunos años más en llegar a los institutos. Piaget murió hace 20 años y Vygotski algunos más. Pero es verdad que las TIC son las nuevas herramientas que impulsan esta teoría, y que el profesor debe asumir ese sub-rol de mediador, con diversos métodos, entre el conocimiento y el alumno.
    Lo que yo quiero señalar , y se que estás de acuerdo, es que enredados en la forma con la que debemos propiciar que el alumno aprenda, hemos desatendido qué significamos nosotros para él ¿cuál es nuestra identidad a sus ojos? . ¿Crees que, exceptuando algunos alumnos mayores, reconocen al profesor como una persona que les está enseñando, ni siquiera que les enseña, sólo que les hace bien porque les posibilita su educación? Y no me digas eso de que nosotros a su edad. …Para mi, la mayoría de mis profesores eran personas muy valiosas y admirables. Así me lo habían transmitido mis padres y hermanos, y esa confianza en ellos me hacía intuir su rol, su función. Ese reconocimiento servía de lanzadera para el aprendizaje. Ahora pienso que quizá eso compensaba algo la falta de recursos y métodos.
    ¡Ah!, y te has vuelto a dejar el pan. ¿Con qué mojáis la salsa? ¿Es que no coméis huevos fritos?
    Chao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *