Nieve, granizo, lluvia y sol en el itinerario geológico de 4º ESO

Ayer, jueves 5 de marzo los alumnos de 4ºB y 4ºA junto con sus profes, Victoria y una servidora, realizamos un periplo por tierras de Madrid y Guadalajara en busca de paisajes geológicos, rocas variadas e historias del pasado remoto.
Primero anduvimos en el Ordovícico, buscando huellas de la meteorización en los granitos y fotografiando las hermosos canchales de La Cabrera. El frío, a esas horas de la mañana y en plena sierra, era de pelar.
Después, Victoria nos contó la historia del gran fracaso de la presa del Pontón de la Oliva que nunca consiguió embalsar agua porque ya antes de su inauguración, en 1858, sufrió pérdidas por problemas de infiltración. Total, que supuso un gasto faraónico para las arcas del estado, y nunca consiguió su objetivo de abastecer de agua a Madrid.
Cruzamos la presa y recorrimos un pequeño tramo del Lozoya. Primero pisamos las calizas cretácicas que forman un precioso cañón y después, casi un paso más allá llegamos a las pizarras carboníferas. Y a lo largo de nuestro paseo por la Era Secundaria y por la Primaria nos fueron acompañando, en intervalos irregulares de tiempo, la nieve, el granizo, un viento huracanado y alguna ráfaga de sol. Todo un crisol climático.
Para finalizar, llegamos a los conglomerados de Puebla de Valles. El paisaje de cárcavas es espectacular, pero siempre conviene recordar que estas formaciones son producto de una erosión salvaje sobre terrenos muy deforestados. Un paisaje hermoso, pero triste.
Los chicos y chicas se portaron fenomenal, trabajaron en sus guiones en cada parada y Victoria y yo disfrutamos un montón viendo su interés y compartiendo su irrefrenable alegría juvenil.
Tal como se iba dando la mañana, ya veíamos que llegaríamos tarde. Y se cumplileron las prediciones.

muro-del-embalse11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *